Mi primera consulta

En una primera cita, su ostópata deberá:


Escuchar y hacer preguntas acerca de su motivo de consulta, su estado general de salud, otros factores que puedan estar influyendo en su salud, otra atención médica que está recibiendo o medicamento que esté tomando y registrará esto en su historia clínica. La información que usted aporte, tendrá carácter confidencial.


Le explorará de manera adecuada. Es probable que el osteópata le solicite que se quite algo de ropa. Después de haber obtenido previamente su consentimiento, le realizará una evaluación exhaustiva, cuidadosa, detallada y pertinente en función de su caso. Usted podrá detener el tratamiento en cualquier momento si se siente incómodo o incómoda. Usted puede pedir a un amigo o familiar que le acompañe durante el tratamiento si así lo desea.


Pedirle que haga movimientos sencillos y estiramientos, para observar su postura y la movilidad. También examinará el funcionamiento de sus articulaciones, los tejidos y ligamentos usando sus manos y el sentido del tacto.


Proporcionarle una explicación completa de lo que ha encontrado (el diagnóstico), y dar recomendaciones apropiadas para su mejor evolución. Eso puede implicar que su osteópata remita al paciente a otro profesional de la salud para realizar pruebas complementarias o un seguimiento del tratamiento de osteopatía. Le explicará los posibles efectos del tratamiento osteopático y cualquier reacción que pueda esperar del tratamiento.


Tratamiento Osteopático


El osteópata le tratará usando sus manos y manipulaciones precisas del sistema músculo-esquelético, de los órganos, así como el masaje de tejidos blandos. Su osteópata le explicará que está haciendo y le pedirá permiso para tratarle. Haga cualquier pregunta en cualquier momento si no está seguro o algo le preocupa.


Su osteópata también le puede recomendar ejercicios individuales y medidas de autoayuda, al igual que utilizar otras disciplinas sanitarias, si son apropiadas para ayudar a su recuperación.


Puede requerir más de una visita antes de que su problema sea resuelto. El osteópata revisará su progreso en cada visita sucesiva y pedirá su consentimiento para cualquier cambio en su plan de tratamiento.